Segueix-nos per Email

martes, 7 de diciembre de 2010

El trípode - información acerca de un infaltable aliado

Si bien dentro de la fotografía casera el único uso que suele dársele al trípode es el de sostener la cámara mientras su dueño corre a posar junto a la familia, en el mundo de la fotografía artística este simple accesorio cumple un rol esencial. ¿De qué se trata? ¿Qué pautas deberían tenerse en cuenta a la hora de elegir uno?

Primeramente nos referiremos a su uso en virtud de su función. Como el trípode permite mantener perfectamente quieta la cámara mientras se toman las fotografías, se lo utiliza normalmente para fotografiar a largas distancias con teleobjetivo, ya que un pequeño movimiento en estos casos repercute seriamente en la nitidez y el enfoque.

Otra de las ocasiones en las que resulta sumamente importante es cuando fotografiamos a una velocidad de obturación baja. Esto nos permite capturar todo lo que ocurre durante un lapso de tiempo, y el movimiento no es la excepción - por pequeño que sea deja su huella en la fotografía, dando como resultado el famoso y desagradable efecto “movido”. Y por último, el trípode permite hacer exposiciones múltiples con precisión en lo que tiene que ver con el encuadre - esto puede realizarse tanto con una cámara analógica como con una digital, mediante el uso de un programa de edición.

En cualquiera de estos casos, para asegurarnos de fotografiar con la máxima precisión podemos complementar el uso del trípode con el de un disparador automático. Este aparato se conecta al obturador de la cámara, permitiéndonos tomar las fotografías al pulsar su pequeño botón. Los hay también electrónicos, con el mismo funcionamiento pero sin cable. En cualquiera de los dos casos no tendremos necesidad de tocar la cámara y por ende no la moveremos.

Con respecto a las pautas a tener en cuenta para la elección, más allá del tamaño lo importante es que tenga suficiente peso. Los hay de materiales como aluminio y plástico, que son los más económicos, pero no son demasiado seguros para la cámara. Aquellos que pesan un poco más en cambio, brindan una mayor estabilidad a la cámara. Otro detalle a tener en cuenta es que la rosca del trípode encaje con el orificio de la cámara. De lo contrario, la compra nos resultará totalmente inútil.

Si estás iniciándote en el mundo de la fotografía artística, ten en cuenta estos sencillos consejos y le sacarás el máximo provecho a este importantísimo aliado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario